Antes de encontrarte


ANTES DE ENCONTRARTE

Un mes antes de encontrarte ni existía,
salía a la calle con una media de cada
color y un sueño en blanco y negro...
Una semana antes de encararte no vivía,
no tenía la cura pa´ los males de mi almohada,
ningún padre soportaba que le gritara "suegro".

Un día antes de cruzarnos era idiota de excelencia,
era beso en decadencia, flor de nicotina,
luna muerta carraspeando a ras del suelo...
Una hora antes de encontrarnos mi paciencia
era un desayuno con cicuta y nitroglicerina;
era esto que aquí ves, pero vestido de duelo.

Un minuto antes de que tus ojos me miraran
me sobraban sinónimos para un mismo desconcierto,
me recibía de idiota a fuerza de arañar instantes...
Un segundo antes de que tu voz me enamorara
pivoteaba miserias de ocasión de cara al viento,
que rara era la vida un parpadeo antes...

Y hoy que anda con amnesia mi mala fortuna,
que mi reloj se ha ajustado a tu respiración,
que escondí el cadáver de los lamentos en el armario,
que todo sos vos, ¿Como te lo explico con palabras?
Y hoy que tengo maniatado a las fantasmas de la duda,
hoy que tu piel elige la temperatura, que cada
vez que muero tengo en quien reencarnar, hoy que todo es
felicidad, ¿Creés que sería el mismo si no estuvieras?

Un mes antes de que detuvieras mi andar
sin siquiera darte cuenta ni desearlo,
tras el telón de mi fracaso crecían las frustraciones...
Una semana antes del mejor capricho del azar,
eso de sonreir, ni planes de intentarlo,
el silencio cotidiano imponía condiciones.

Un día antes tenía el mapa al precipicio,
y un cuarto contiguo a la melancolía,
los domingos entre paréntesis, y un corazón
de relleno, y a cada rato un nuevo vicio,
fotos ajadas donde siempre anochecía,
con semblante de policía de estación.

Una hora antes de nacer por segunda vez,
caminaba a toda prisa sin razón para correr,
susurraba melopeas, confundía muy a menudo
las calles con un tablero de ajedrez,
me divorciaba cada vez que respiraba del verbo "ser",
besaba con un arte del que ahora dudo.

Y hoy que rimo mi canción con tus caderas,
hoy que tu mamá me adora y soy el yerno
preferido de tu papá, hoy que amanezco
hermosamente cerca de la luz de tus mejillas,
hoy que brilla con fuego propio mi verdad,
hoy que todo se explica con acciones,
si el trabajo nos roba las emociones
tengo tus noches para agradecer otro día más...

Mariano

5 comentarios:

Francis Mejia dijo...

Hombre, realmente me gusto tu poema, me llego como sin el amor, o sin tu pequeña pasión es como caminar un cuerpo sin alma, una vida de solo existencia hasta que la mirada de esa persona lleno tus ojos, lleno tu alma y por ultimo tu corazón, debo decir que me gusto!

Lluvia de abril dijo...

"¿Como te lo explico con palabras?
Y hoy que tengo maniatado a las fantasmas de la duda,
hoy que tu piel elige la temperatura, que cada
vez que muero tengo en quien reencarnar, hoy que todo es
felicidad, ¿Creés que sería el mismo si no estuvieras?"

Ezeeeeeee te quieroooo!!! Como extrañaba tus poemas llenos de amor, de palabras hermosas, de esperanza!!! Y si te lo digo con muchos signos de admiración porque me hace feliz leerte!
Así que voy a resumir: GRACIAS!!!
Muchos muchos besos para vos!!

Bel

Judith Castejón dijo...

Antes de encontrarte...
Que excelente poema Mariano.
Secundo a Bel, Gracias!

RoqueV dijo...

Todo un romance poderoso! :D

Saludos.

Setho dijo...

claro que siempre me han gustado tus escritos y tenes una forma maravillosa de escribir, pero la cantidad de frases geniales que nos regala este escrito van mucho mas allá de tu historia particular... miles de gracias por el lujo para el alma... saludos!