Los fantasmas del Capitán


LOS FANTASMAS DEL Capitán

Dió el ultimo jalón al cigarrillo, sintió el humo bajarle por la garganta atravesar cavidades internas y postrarse en los pulmones, exhaló.
Se tiró de espaldas, al césped, vió las estrellas y nubes pasear por el cielo. Llegó a sentirse parte de esa naturaleza, parte de la inmensidad, hubiera pagado por quedarse allí tirado, hubiera pagado si hubiese tenido dinero en ese instante, pero para tener dinero, que lo tenia,  debía trabajar, así que se dispuso a hacerlo.
Se levantó, dio la ultima bocanada de aire fresco, y agarro sus pertenencias, puso los cigarros en la bolsa de la camisa, los fósforos en la del pantalón y celular y pistola en el cinturón, fuera y dentro respectivamente.
Caminó firmemente entre el regimiento, empujando y acomodando soldados, se subieron al vehículo que los llevaría a reprimir a sus compatriotas.
Llegaron y en menos de cinco minutos deshicieron un tumulto de gente, a base de toletazos, disparos y patadas, encarcelaron a decenas de ellos, que si bien saldrían mas tarde al menos saldrían escarmentados, sonriente mientras sus “muchachos” apresaban a los “otros” por nombrar a los jóvenes, mujeres, ancianos y niños que en su mayoría no pudieron correr a la hora de empezar la represión.
La plaza quedó completamente sola, solo el respiraba en metros a la redonda, se sentó en una banca, sacó su cajetilla de cigarros, encendió uno, y caminó de un lado para otro, los fantasmas, lo empezaron a atacar como cada noche, miles de mujeres, niños, ancianos, hombres, jóvenes con toda una vida por delante , todos se subían a su espalda, tratando de devorar, el ultimo respiro de humanidad, en aquel cada vez menos humano ser, que con una orden podía cegar vidas, deshacer familias, destruir democracias.
Horribles figuras invisibles para el resto de las personas, gritos desgarrados con domicilio exclusivo en su cabeza,  mil veces se pregunto si hacia lo correcto, mil veces evaluó su situación y decidió que era lo mejor para todos, aun cuando su hijo, salía entre plantas de la plaza, golpeado, con decenas de hematomas y una sonrisa de oreja a oreja:
-¡Viejo!
El capitán no pensó ser capaz de soportar, eso era demasiado, golpear a compatriotas era una cosa, pero mandar a golpear a su hijo era una muy diferente. Saco una radio de su bolsillo y dijo ante la cara horrorizada y sorprendida de su hijo: Están volviendo a agruparse.
En menos de cinco minutos un nuevo vehículo llegó a la zona:
-Señor., ¿no es su…?su…
-Es un revoltoso más así que llévenselo
La cara de odio que adornó la cabeza del jovencito jamás se le borraría de la cabeza al capitán.

Dio el ultimo jalón al cigarrillo, sintió el humo bajarle por la garganta atravesar cavidades internas y postrarse los pulmones, exhaló, sus fantasmas todos, lo rodearon, habían seres verdes, rojos, azules, negros, niños, y eran mujeres, hombres, ancianas, chinos, indios, mestizos, blancos, todos lo rodearon iluminados por la luz de su cigarrillo solamente, el sabía porque estaban allí, ya lo había decidido y no dudaría, tiro la colilla del cigarro, y sonrió, los fantasmas sonrieron con el, y lo arrastraron, es decir, arrastraron su cuerpo inerte después de un sonido escandaloso del arma que le atravesó el cerebro.


JOSE FLORES




5 comentarios:

Anónimo dijo...

Son muchos los que se hacen menos humanos cada vez q reprimen al pueblo por mantener el "bienestar comun", no entiendo a q se refieren con proteger los "intereses del pueblo" ya que el pueblo se manifiesta cuando sus intereses y derechos han sido vulnerados y a pesar de esto, es castigado con toletes, patadas, detenciones, insultos, degradados solo por el hecho de ser pobres o analfabetos, como que fuera culpa de ellos no tener un techo digno, ropas finas o un buen plato de comida que ofrecer a sus hijos...
me indigno cada vez que el gobierno incluyendo a los policias, militares y funcionarios publicos que en lugar de proteger y servir, es el enemigo numero uno del pobre, del indefenso o del ignorante... cuando todos somos hermanos por el hecho de nacer en esta golpeada patria, pero el sentido de patriotismo es algo desconocido para los "hondureños" que manejan este pais, tales hondureños de nombres extranjeros, con sueldos exorbtantes y de monedas extranjeras que no son capaces de extender una mano mientras no sea periodo electoral...
atte. la que todavia tiene esperanza de ver cambiar a Honduras, la tierra q nos vio nacer y crecer.-
susse reyes.-

Anónimo dijo...

En estos momentos en los cuales la represion es la democria de los pueblos pobres como el nuestro..... vivo ejemplo figurado de lo que obra dia a dia................. GRACIAS POR HACERNOS SENTIR LA REALIDAD, EL SENTIR DE LOS K "DEBEMOS CALLAR" porque esta prohibido hablar de lo k pasa a nuestras narices!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! y no poder hacer naaa!!!!!!!! naa mas k sentir los fantasmas figurados en este bello cuento!!!!!!!!!!!
DMS.......o-O

Lluvia de abril dijo...

Que decirte José... Tenés una manera de contar que emociona, que golpea en lo mas profundo... Para los que de alguna manera sufrimos a la represión y sus consecuencias sabemos de lo que habla tu cuento... que deja de serlo cuando toca el alma, los recuerdos, la memoria... Ojalá muchos hondureños como Susse guarden en su corazón la esperanza de ver cambiar a tu país, pero sin OLVIDAR...
Besos para vos y gracias por la emoción...
Bel

Mariano dijo...

Muy buen relato, si no fuera yo hasta me dejaría pensando, imaginate.

Acoto ya hablando en serio que la descripción de todo el último párrafo es casi perfecta, cuanto menos sublime.

Un abrazo, mi buen José!

Jose Flores dijo...

Gracias por tomarse el tiempo de comentar, a lo(a)s 4; que bueno que les gustó!