Los Perros

Era una noche hermosa, como pocas las hay en la actualidad
La luna pinto su gran alfombra plateada camino a mi casa
Necesitaba algo de reconocimiento después de un día de locos
Por lo menos ese satélite me daba la atención que tanto necesitaba

Hogar dulce hogar, mejor dicho desastre glorioso desastre
Es lo primero que invade mi mente al encender las luces
Una cocina con semblante a un templo a un dios de la suciedad
Ropa, envolturas y otras cosas regadas por doquier, lindo ambiente

"Mañana que tengo libre lo limpio todo", me dije a mi mismo

Arrastre mis pies hacia mi cuarto lentamente
Abrí la puerta y me lance sobre mi cama furiosamente
No me importa andar todavía en mis ropas incomodas
Solo quería estar sobre algo suave y cómodo, poder relajarme

Entre en el debate de todas las noches
Que sería más fuerte, mi cansancio o mi hambre
Es una batalla digna debo admitir
Las estadísticas muestran que las victorias son parejas

En eso el exterior decidió darme un empujón mental
Un sonido muy familiar y poco adorado comenzó
Gotas contra mi techo con mucho odio y sincronización
Maldita lluvia, creo que hoy gana la pereza

Camino a mi viaje somnoliento, arrullado por las voces de la lluvia
Un sonido disonante llega hacia mi puerta
Que es ese desorden que se escucha desde muy lejos
Pero si son los ladridos de los perros del vecino, malditos come huesos!

Paciencia hombre paciencia, es lo que me pienso en mi cabeza
Solo es alguna animal o una sombra parecida que los activa
En poco tiempo se relajan y dejan su ruido infernal
Para que al fin este cuerpo molido pudiese descansar

El coro canino siguió muy agresivo y constante
Parecía que esta noche esos cuadrúpedos no pensaban cansarse
Mientras yo me retumbaba en mi cama envuelto en sabanas desesperado
Deseando fuertemente no tener que salir con furia en mano

Bien dicen que el perezoso no sale ganando y solo sufre
Mientras yo tenía mi dialogo entorno si salir a callarlos
Ellos seguían en su tarea, cada segundo intensificando
Ya sus ruidos comenzaban a penetrar mis huesos

Me dije a mi mismo que debería de darles cinco minutos
Si en trescientos segundos no se callaban
Haría a hacerles la guerra con mucha decisión
Fue en esto que note algo que mi incomodidad había ignorado

"Estos perros jamás así habían ladrado"

Ahora, no soy un experto en animales
Pero convivir con esos bichos a diario
Me ha ayudado a entender ese lenguaje bullicioso
Y ahorita no suenan ni alerta, ni juguetones, ni hambrientos

"A estos animales algo los está asustando"

La pereza es esfumo al decir esto en alto
Ahora la duda y el terror han venido en su lugar
Que podría ser eso que está afuera
Sera que me irán a asaltar?

Digo a llamar a alguien por ayuda
Pero la lluvia me ha dejado incomunicado
Solo soy yo, la oscuridad, y el lamento perruno
Solo soy yo, la incertidumbre, y la curiosidad mórbida

Los segundos se han vuelto eternos
Una horrorosa sinfonía de gotas, gritos, y ramas azotando mi casa
Entre más pienso en solo quedarme en mi cuarto y cerrar los ojos
Los elementos enormemente se esfuerzan por ser duros y ruidosos

"Si no salgo esto no se acabara", concluí

Vaya hipótesis más mierda
Hasta mi propio factor racional me quiere ver en peligro
De repente mi cerebro me está haciendo pagar por falta de adrenalina
Pero todavía no estoy listo para darle ese gusto

Sigo contemplando el techo de mi cuarto
El frio, cada vez más penetrante
Los perros, el viento y la lluvia, desesperante en incrementos
Ahora los relámpagos entran al cuadro, para dar el toque de gracia

"Vaya, hoy si me la he ganado"

Cada minuto es un año
Con cada respiro que doy un puñal atravesando mis pulmones
Sudando a chorros mis sabanas a pesar del clima helado
La ansiedad también quiere su parte de mi sanidad

Definitivamente hoy no es mi noche
Ya no se ni como sentirme, si triste, ansioso, aterrorizado
Nada me importa a estas alturas
Prefiero salir a morir en mis propios pensamientos frustrados

"Ya salí, déjate de tonterías y busca el machete"

Aquel pedazo de hierro oxidado
Definitivamente el mejor regalo que mi padre me ha dado
Porque si mi casa a de ser defendida, seria con filo en mano
Y no con plomo deshonrado

Camine hacia la puerta que me llevaría hacia la verdad
Por fin decidió a terminar este misterio
Mi machete firmemente empuñado
Listo para cualquier estupidez que el mundo me diera

Respire profundo
Tire de la puerta
El viento húmedo me abofeteo la cara
Mis pies tocaron la tierra

"Cuál es el problema? Que los tiene tan alterados?"

Porque claro, cuando un hombre desvelado le habla a un perro
Estos deben contestar en un lenguaje humano y comprensible
Pero por arte de magia, se han callado
Ahora fijamente me han quedado mirando

Ellos, ahora mudos, bajaron su mirada y se sentaron plácidamente
Movieron sus cabezas un poco hacia un lado como si estuvieran confundidos
Regresaron sus ojos a los míos, casi tristes
Y comenzaron a aullar nuevamente

"Ya déjense de estupideces!", grite

Ignoraron mis órdenes, el aullido infernal seguía
Al mismo tiempo el clima se tornaba más frio
Tan frio que cada aliento mío era visible
Este cambio súbito no era nada agradable

Mis manos, lentamente perdían su fuerza
Simultáneamente comencé a sentir una presencia atrás de mi
Algo enteramente desconocido, masivamente malvado
Ahí fue cuando por fin entendí toda esta noche loca,

"Estos perros no están aullando, se están despidiendo"