Pero nada dices...


Cuanto más avanza la noche más se van terminando las palabras, los sentires, los pretextos para nombrarte, sólo un espacio en las hojas al viento para escribirte…

Pasión absurda esta de pensarte y soñar que tú me piensas también, y adivinar qué se siente cuando me recuerdas mirándote así, perdida en tus ojos pequeños de mirada insondable…

Lagunas rosas que se abren al embrujo de tu voz diciendo nada, que me atrapan como una criatura que no tiene ilusión ni futuro, ni tampoco mucha habilidad para escribir algo que no sea tan cursi…

A esta hora en que la luna tampoco se asoma, surgen las voces extrañas que me dicen, que me exigen que deje de usarte como personaje de mis textos, porque la vida es corta y puede ser más aburrida si no has de estar cerca de mí…

Y tú sabes que todo es para ti, y te reconoces en cada una de las notas y crees leer tu nombre entre líneas, pero nada dices para que no se acabe la magia, para que siga avanzando solitaria la noche…
.

4 comentarios:

Lluvia de abril dijo...

Románticamente Flora!
Me encantó!
Besos!!!

Bel

Anónimo dijo...

gracias Bel!

Flora

Lluvia de abril dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Judith Castejon dijo...

ni tampoco mucha habilidad para escribir algo que no sea tan cursi…
Me encanto, me Identifiqué con tus palabras...