Recuento Historico de Una Noche Solitaria II


Voy hacia su habitación, decorada con láminas de cartón
Extendiendo siempre mi más cordial y amigable saludo
Ella se despierta y me responde con un adormecer en su son
Cubriendo con papel de seda su cuerpo desnudo

Bien entendido tenia ella la razón de mi visitar,
No era para conversar sobre temas de interés general
Fijo su mirada en mis labios y paladar
Suavemente preguntando, me necesitas una vez más?

Era peligroso exponerme a sus encantos, no lo dudo
Mas de algún hombre ha sido consumido por su ser
Pero en esta noche iniciada con tal solitario preludio
Me atrevo a decir que no me importar acercarme más a mi perecer

Yo no dije nada, pues es gasto de saliva
La tome de sus manos y la levante de su cama,
Mis labios fijándose en su piel suave y divina
Mientras que mis manos tomaban su pelo y lo pintaba en llamas

Aquel sabor distintivo de ella, inconfundible
Una mezcla infernal de fuego y ceniza
Súcubo de mis noches, dándome satisfacción impredecible
Llenando mí ser de sus encantos y a la vez su malicia

Con mis arranques pasionales terminados y satisfechos
Aquella dama se despide y regresa a sus aposentos
Cierro una vez más su puerta de cartón y papeles deshechos
Regresando a mi obscuridad, a mis pensamientos

Que es este vacío que siempre en mi permanece?
Que es esta necesidad que cada segundo eterniza?

La noche avanza y parece que en ningún momento termina
La locura quiere aprovecharse de mis momentos de debilidad
No tengo más remedio que entretenerme con un medio audiovisual...

3 comentarios:

aBi dijo...

Wow!
Me gusto mucho ROque!
Un abrazo!

Setho dijo...

excelente; mi frase favorita fué:
"Que es esta necesidad que cada segundo eterniza?"

excelente!!!
saludos!

Lluvia de abril dijo...

Roque te superas poema a poema!
Me encanta tu estilo, tu manera de dejar fluir sentimientos... Me encanta!

"Que es esta necesidad que cada segundo eterniza?"
Coincido con José en ese excelente verso.

Besos desde Argentina!

Bel