Mis demonios y Yo



MIS DEMONIOS Y YO
(CUENTO)

No tengo idea como fui a parar allíí, pero lo que si sé es que era el infierno, una montaña helada, congelada frente a mí, estaba desnudo, pero no tenía frío, no sabía hacia donde caminar, no miraba a nadie alrededor, era una montaña helada, sí, pero quizás también un desierto. Era de noche, digo esto, por la ausencia de sol, no porque hubiera luna en el cielo, si al óleo pintado sobre mi se le puede llamar cielo, cansado de caminar, me senté al lado un precipicio, a una distancia segura, no por temor a la muerte, sino , por falta de interés en ella…
de repente alguien  que venía desde atrás,  pasó a mi lado , un ser verde, ojudo, cabezón, con una balanza en la mano, la balanza estaba totalmente desequilibrada, las cadenas estaban gastadas, y sin previo aviso, el sujeto se tiró al vacio, gritando: La vida no es justa…!
No escuché cuando cayó, así que interesado me levante a ver, pero antes de llegar, un ser azul, se atravesó en mi camino… y sacó de su cabeza un libro, rezándome : “el tiempo de los héroes acabo, deberás llevar una vida equilibrada, una vida fugaz, tu especie no fue creada para cambiar nada, todo está dado, los idealistas acaban en la tumba, los demás también –dijo avanzando hacia el abismo- las sociedades fundadas en la revolución son simples ensayos, son muertes colectivas, son sueños viciados, son temores y muertes, son…”-escuché caer a alguien al abismo, pero aun veía los ojos del ser azul brillar, así que seguramente fue el primero.
A pesar de todo, no tenía miedo, aun cuando una sombra negra se desplazo hacía mí: “tus palabras serán borradas por el viento, por los virus, por la tinta derramada, tus ideas moriran junto a ti, y vivirán contigo en tu ataúd, as a morir solo, y nadie se acordará de lo que pensaste, dijiste o escribiste, y ese olvido es lo que muerte llamamos”, la sombra se transformó en humo, desapareciendo y dejando frente a mí, a un ser rosado, su figura, aun antes de su bella voz, delataba que era mujer, abrió su pecho, quitó sus flamantes pechos, como si los desatornillara, y extrajo su corazón, era un corazón enfermo, pateado y escupido, remendado, pero aun brillante, aun con luz propia, la luz, se filtra y derrama por los espacios rotos, como la luz se derrama de un bombillo roto, o de un espejo roto los seres que tuvo frente a sí. Me lo puso en las manos diciendo: “el amor es utopia, nadie va a dar todo de si por otra persona, es una cursilería que solo funciona en las novelas, cuentos, poemas, del amor verdadero quedan solo rastros en los mitos, ya no existe, crece, esas son cosas de niños”, el ser rosado se volvió a poner sus pechos, cerró su pecho, comenzó a llorar, y se lanzó al vacío, al tratar de detenerla, solté mi corazón…
Sin saber que hacer, me senté de nueva cuenta, hasta escuchar una voz que me dijo: esos son tus demonios, tus virtudes, tus alegrías, tus miedos, el peligro de que estés vivo, es verlos de frente, los causantes de tu alegría y de tu odio, los que te hacen sentir vivo y los que te producen muerte en vida, estas condenado a seguirlos, a lanzarte al abismo tras ellos, a tomar sus palabras como tuyas”
Las voz me llamaba desde el fondo del abismo, pero por primera vez, tuve miedo, asi que tomé el libro, el corazón, la balanza, y corrí a la cumbre de la montaña, a no resignarme a sus palabras, a pulir la balanza, a remendar el corazón, a leer el libro, que se titulaba “vos”, el miedo me hizo vivir, el miedo se sentó a mi lado, respiró en mi espalda y me alentó a correr a la primera luz que ví en el cielo, para tomar la mano que bajaba a ayudarme a salir del abismo”

José Flores

4 comentarios:

Lluvia de abril dijo...

Esos demonios que nos persiguen a diario, esos demonios que creamos nosotros mismos a veces, que vemos reflejados en los espejos rotos del pasado,en el egoísmo, en la crueldad, en el desamor... Por suerte nosotros mismos también podemos vencerlos...
Como te digo siempre José, tenés un talento extraordinario para contar, tus cuentos siempre tienen la dosis exacta de todo eso que te atrapa y te lleva a un excelente final.
Aplaudo este texto...
Besos...Bel

Anónimo dijo...

aplausos.... aplausos muxos apalusos.... Pues despues de leer este cuento.. al final no son de todo mal los miedos .... creo q son la dosis para desafiar esos demonios que anidan nuestro ser, que no hacen mas k desequilibrar los sentimientos y pensamientos...... que en resumida cuenta no es mas como lo dijiste: ...el peligro de que estés vivo, es verlos de frente, los causantes de tu alegría y de tu odio, los que te hacen sentir vivo y los que te producen muerte en vida, estas condenado a seguirlos, a lanzarte al abismo tras ellos, a tomar sus palabras como tuyas”.... me encnato... asi como todo lo k escribis... te amo..... DMS...

Anónimo dijo...

muy buena excelente.....
Aww me encanto jeje!!!




A pesar de todo, no tenía miedo, aun cuando una sombra negra se desplazo hacía mí:
judith cast.

aBi dijo...

Jose, extraordinario, me transporto con tus textos, los vivo, la imaginación vuela...eso me gusta de tus cuentos, de tus textos, que comienzo a leerlos, y la vez comienzo a vivirlos.