El sobre


Llegué a casa, como cada tarde. Aburrido ya de la rutina, volví a encender la tele. Me saqué los zapatos, caminé lentamente hacia la cocina,y me serví el café que dejó preparado Manuela.
Me acomodé en el sillón con la taza humeante en una mano y la correspondencia en la otra.Revisé sin mirar,cuentas, mailing y por último un sobre azul, escrito en letras plateadas mi nombre: Pablo Zirano.La letra me resultó familiar, sin embargo el sobre no tenía remitente.Lo abri, en papel azul y también con letras plateadas se deja ver un mensaje cifrado;son pocos caracteres. No tengo ganas de pensar, seguro es Martín y sus bromas de siempre.Dejo el papel con las demás cartas sobre la mesa y salgo a caminar.
Al regresar de la caminata, a pesar del calor, un escalofrío recorrió mi cuerpo y lo primero que se cruza delante de mis ojos es el papel azul con ese mensaje...
Ceno sin pensar en nada, me voy a mi cuarto y me dispongo a leer, el libro se abre casi al final y leo las últimas líneas de un texto de Borges que dice:"Felizmente, al cabo de unas noches de insomnio me trabajó otra vez el olvido". Insomnio tengo, pero no logro olvidarme del bendito sobre azul...
Salí de la cama dispuesto a descifrar el mensaje... Al tomar el papel y acercarlo al libro, misteriosamente los dibujos se trocan en letras y números y se lee lo siguiente: Natalia 47720845.
Natalia, hace tanto que no se de ella... Tomé el teléfono y marqué el número indicado; del otro lado una voz soñolienta dice: "Hola ¿Quien habla?" Al oír su voz tartamudeo: "Natalia, soy Pablo, Pablo Zirano". Silencio y al pasar unos segundos me contesta: "Imposible, el único Pablo que conozco murió hoy por la tarde".

Bel

3 comentarios:

Ezequiel dijo...

Excelente!!!!!

Desde siempre mi favorito tuyo,tu más sorprendente e imprevisible relato.

Besos!!

Judith Castejon dijo...

Bel bel....
sin palabras :)
felicidades

Jose Flores dijo...

Concuerdo con Eze, y es a pesar de el hecho que ya lo había leído antes, no deja de ser muy bueno!
saludos Bel!