Deseos para después del temblor...





(Dedicado con cariño a Raquel S. B.)

C
hile, la noche que la tierra te tragaba
dejó huellas de tronar en los oídos
abrió la tierra firme que pisabas
quebró la paz con jadeantes estallidos

Como un gigante aplastando tus puentes
derribando las moles de cemento
replicando cada replica en los dientes
jugando al terremoto más violento

El día que María llegó a vivir a Chile sabía que deberia esforzarse mucho para salir adelante
pero nunca pensó que hoy estaría recordando su casa derrumbada hecha un montón de escombros, las carreteras cortadas como con una tijera, los muertos contados por cientos, la tristeza y el dolor pintados en cada rostro chileno.
La miseria tocando a las puertas del corazón humano, la bajeza de robar a sus hermanos, la vergüenza, el miedo, la represión...

Nunca pensó María que estaría hoy allí sentada en su sillón de su casa de Valparaíso, mirando por la ventana a los niños jugar como si toda esa tragedia ya no existiera, los autos circular por las carreteras, la vida transcurrir tan excelsa y plácida.

Y mirando por la ventana pensaba que todo aquello parecía un mal sueño, que el terremoto era un triste recuerdo del pasado.

Sin embargo, comprendió que el terremoto perduraba aún dentro suyo, en la forma de gritos, de grietas, de silencios penetrantes y de nuevos temblores, de sangre, de muertos, de rabia.
El bramido de las placas no cesaba en cada latir suyo, las lámparas encima de su cabeza aún parecían temblequear.
Esa sensación de estar en guerra con la tierra era terrible.

Asomándose a la ventana y viendo que la paz reinaba hoy en su Chile, se dijo que si la tierra ya había firmado la paz con los chilenos ella también cumpliría su parte del pacto y dejaría escapar todos esos fantasmas de la muerte que aún vivían en su interior.
Y sintió paz por primera vez en mucho tiempo, porque Chile SE HABÍA LEVANTADO...

Canta Chile con voces de montaña
una canción que lleve el estandarte del olvido
que se tiña de futuro lo vivido
que sigan a tus noches tus mañanas
Hoy vislumbré un Chile de coraje
que en un santiamén se levantaba.

Sergei

3 comentarios:

Mariano dijo...

El poema es excelente,Ser,y también remarca los sentimientos de esperanza que todos tenemos con la firme convicción de que Chile va a salir adelante.

Un abrazo,me gustó mucho.

Lluvia de abril dijo...

Exacto Ser... Estoy de acuerdo con Mariano Ezequiel...

Gracias por remarcar la ESPERANZA...

Besos amigo mío...

Bel

Jose Flores dijo...

excelente abanico de sensaciones, para terminar en la esperanza... solidaridad con el pueblo Chileno...
muy bueno Ser...