El Fuego no Solo se Apaga con Agua…


Con tierra, con aire, con el vacío o con las manos… existen muchas maneras de apagar el fuego.  Hay métodos en la vida para todo; para olvidar, para sufrir, para recordar y para apagar el fuego.
Prefiero reducir a cenizas el fuego con el tiempo que pasa, que termina por consumirse y apagarse en la nada.  Un fuego alimentado por memorias que quedaron inconclusas y por promesas que no se cumplieron.  Esperando que se queme todo y no quede nada, aguardo a un lado de la fogata, aventando los besos que me diste, y los que te faltaron, que se te quedaron atorados. Los te amos que me dijiste, y también los que no alcanzaste a decirme. 

Estoy alimentando el fuego en vez de apagarlo.  Y lo alimento para que no queden rastros de la colección tan sintética que me vendiste, que me disfrazaste de autentica y que te compre.  Me voy sin prisas, esta vez, de este que creí que era mi mundo…

Y alguien lloró… y yo también.

Carlos E. Pacheco S.
Miércoles 6 de Agosto de 2006 [08:47 PM]

6 comentarios:

Flora Isela Chacón dijo...

me encantó tu texto!! sólo... el título no mucho, y al final creo que le falta el acento a "lloró" si es que no me equivoco, fuera de eso es Maravilloso! gracias por compartir

Carlos Emmanuel Pacheco Sánchez dijo...

Gracias Flora por tus Observaciones.

Setho dijo...

muy bien Carlos...
me encanta la frase: "Un fuego alimentado por memorias que quedaron inconclusas y por promesas que no se cumplieron." y la idea en general del texto, muy acertado el método de apagado, saludos

Abi Finch dijo...

Wow!!!
Como siempre Carlos, me ha encantado!

RoqueV dijo...

Excelentisimo!

Lluvia de abril dijo...

Maravilloso texto Carlos!!!
Gracias!
Besos!!!

Bel