Dormido



Dormís.
Recostada a tu lado te acaricio con los ojos.
Puedo vislumbrar las alas invisibles de tu alma
replegadas después de volar.
Tu cuerpo se inunda de calma,
esa que sobreviene después de la pasión.
Se aquieta tu respiración,
luego de haber navegado mis mares.
Sobre tu piel oscura brillan pequeñas perlas de sal,
una vez seco el sudor.
Te dibujo con mis manos sin tocarte,
quiero grabarte en mi recuerdo.
Recorro suavemente tu rostro, sonreís entre sueños.
Sueños que quizás compartimos,
imaginando que este amor que entrelaza nuestras vidas,
que capea temporales, que recrea utopías,
pueda dejar de ser algún día
una verdad disfrazada de mentira.

Bel

4 comentarios:

Mariano dijo...

Excelente!!!

"Te dibujo con los ojos", "Te acaricio con mis manos sin tocarte", "Sobre tu piel oscura brillan pequeñas perlas de sal, una vez seco el sudor"

Hay frases geniales en este poema.

Es un poco duro el final después de tanta romántica descripción, pero no por eso menos realista.

Besos, Bel, y de más está decir que me encantó!

Judith Castejon dijo...

bello Bel... me encanta! ;)

Setho dijo...

interesante descripción... bastante gráfica y bastante sorpresivo al final, simple, claro y conciso, un gusto siempre leerte Bel

Daniel Vaquedano dijo...

Excelente Bel. Pero porque disfrazar de verdad una mentira? si podemos convertirla en realidad. besos. Bel