45,46,47,48,de 100 sonetos y un suicidio


XLV

CULPABLE DE MIS PAJAS

Me falta el corazón de tu baraja
desértico hospital sin enfermera,
me sacas dos adioses de ventaja
no encuentro tu conejo en mi chistera,

me debes dos besos sin intereses
culpable de mis pajas matutinas,
odiarte demasiadas pocas veces
es mirar con rencor en las retinas,

campanilla tocándome el badajo
te sobra belleza y desparpajo,
no olvido el garrafón de tu saliva,

ganando contigo,yo siempre pierdo,
no hay nada mejor que darse estiba
que en el coño depilado del recuerdo.


XLVI

UN BAR

Un bar es el templo del solitario,
un taller literario,un quitapenas,
la vida al revés del día a diario,
prisión ideal de toda condena,

un bar es un mar de dudas con resaca,
un lunar en la espalda del gemido,
un vaivén de alegría en la petaca,
añorar lo que no pudo haber sido.

Un bar es un pub de muchas posadas,
donde narran los ogros cuentos de hadas
y ahorcan los nudos de cuerdas sin sogas,

y el olvido olvida por quien corresponda
y baila el silencio y pide otra ronda
y flotan tus penas mientras te ahogas.

XLVI

UN VASO

A ti vaso celestial de mi lamento
sustento como anfora o por tintero,
consuelo contra el sexto mandamiento
libráme de cirrosis sin te quiero.

A ti vaso fetiche omnipresente,
manantial de mis penas dolorosas,
te aludo como novia adolescente,
imán de mis manos temblorosas.

Cáliz testigo de mi prosa,
jarrón de sofocante triste rosa,
horizonte del ocaso en plena aurora,

a ti vaso fracaso cristalino,
vasija en el pozo del destino,
alzate como copa triunfadora.


XLVIII

UN CAMARERO

Mensajero del beodo más urgente
camarero es aquel que te recibe,
recibiendo al cobarde más valiente
con el cáliz que siempre le revive.

Culpable del tequila y su reproche
balanza a la deriva del declive,
almohada confesora de la noche,
marcapasos del latido que malvive,

testigo de tu boda y tu divorcio,
rebaja con dos hielos el soponcio
aconsejando en hermética figura,

íntimo del más desconocido,
escudo contra flechas de Cupido,
Platón de la caverna más oscura.

Rubén Anyolini

3 comentarios:

Judith Castejon dijo...

Culpable del tequila y su reproche
balanza a la deriva del declive,
almohada confesora de la noche,
marcapasos del latido que malvive,
Excelente :3

Lluvia de abril dijo...

"un bar es un mar de dudas con resaca,
un lunar en la espalda del gemido,
un vaivén de alegría en la petaca,
añorar lo que no pudo haber sido."

Me gustan mucho tus sonetos Rubén! Besos!
Bel

Flora Isela Chacón dijo...

me gustaron muchos los dos primeros, hasta me vi ahí en el bar, felicidades